La doble vara sexual.

mayo 8, 2010

Me parece muy curioso como en esta sociedad se condena y se discrimina abiertamente contra los homosexuales y contra las personas que tienen comportamientos sexuales “alternativos”, y se les ve como aberraciones de la naturaleza y pecadores dignos del asco… sin embargo no veo a nadie alarmarse ni alzar su voz de protesta cuando alguien decide ser, por ejemplo, sacerdote y por ende negar por completo su sexualidad, que es un comportamiento inherente a la naturaleza humana.

El mismo derecho que tiene una persona para negar su sexualidad lo deben tener los demás para escoger cómo mejor disfrutar la sexualidad según decidan, ¿no?

Y un pensamiento en especial para los que aducen a que la homosexualidad proscribe la posibilidad de la reproducción, ¿no se proscribe de igual manera la posibilidad de reproducción cuando una persona decide negarse por completo a su sexualidad?

Hace unos dias el bloguero Teófilo comentó en su blog lo siguiente, al hablar de la muerte de su perrita:

Nuestra fe católica contesta negativamente la pregunta si algo en los animales sobrevive a la muerte porque estos, aunque reflejan la perfección de Dios y su semejanza, no cargan su Imagen, el imago Dei. Los animales carecen de almas espirituales y por lo tanto no van al cielo.

Entonces hoy leo en otra entrada de su blog que él acepta la teoría de la evolución. Rápidamente la palabra contradicción resalta.

Si asumimos que Dios creó las primeras formas de vida, y que éstas evolucionaron hasta todo lo que está vivo hoy dia, no hace ningún tipo de sentido pensar que nosotros, a pesar de haber evolucionado de formas de vidas anteriores, somos especiales y por esto Dios nos dio almas espirituales mientras que a todos los seres que vinieron antes que nosotros no. Esto indicaría que Dios tuvo alguna preferencia con nosotros, lo que a su vez inhabilita el creer que nosotros, en igualdad a todos los demás seres vivos que han existido por mucho mas tiempo que nosotros, llegamos a lo que somos hoy en dia por evolución.

No puede haber selección natural si existe sobre todo una selección divina.

Que idea tan egoísta el pensar que somos especiales sobre los demas seres vivos, cuando bien podríamos desaparecer de la Tierra y todo seguiría su curso normal sin nosotros. Al morir igual nos descomponemos nosotros como se descomponen los perros o cualquier otro animal, no nos descomponemos con olor de lavanda porque somos muy especiales para apestar como otro animal. Y si Dios en su infinita gracia decidió que los animales apestaran al descomponerse, y a nosotros nos pasa igual, pecaríamos grandemente al retar el deseo de Dios de que esto sea así y pensar que somos distintos y superiores a ellos, cuando el decidió crearnos iguales.

Si nosotros apestamos cuando morimos y tenemos alma, los animales deben ser iguales. Por obra de Dios.

Dios, el voyeurista.

junio 10, 2008

Visitando blogs que acostumbro leer de vez en cuando, me encontré con este escrito en un blog católico, el cual aunque no comparto sus opiniones, igual lo leo. El post al que me referiré es un perfecto ejemplo de un argumento cristiano: intenta discutir un argumento en particular, y termina discutiendo todo menos lo que intentaba discutir. Es una buena forma de aparentar tener la razón, sin siquiera entrar en los méritos del argumento o pregunta en cuestión.

El post comienza con el título: ¿Por qué niegan algunos la resurrección de Cristo? Bien, yo pensaba que el post trataría sobre porque algunos niegan la resurrección de Cristo, entiendase por resurrección el acto de revivir luego de morir, estilo zombie. Pensé que argumentaría sobre cosas como:

  1. Como es posible que Jesús, en términos biológicos, fisiológicos, físicos, luego de llevar 3 días muerto, volviera a vivir. Realmente quisiera ver a algun creyente que me documente con evidencia científica cómo es esto posible.
  2. Ya que pasó tanto tiempo sin recibir oxígeno, al resucitar, ¿Jesús tenía daño cerebral?
  3. Si Jesús era supuestamente un humano como nosotros, ¿cómo podía desafiar todas estas limitaciones biológicas que nos afectan a nosotros, los verdaderos humanos?

Pero no. En cambio, el post trata sobre un libro que está supuesto a dar respuestas “sobrias y racionales” en defensa de la fé cristiana. Como es de esperar, lo menos que son éstas respuestas son racionales. Casi todas llaman la atención, pero la que sobrepasó todas mis expectativas fue ésta:

Admitir que Jesús es divino conlleva admitir que Él tiene autoridad absoluta sobre nuestras vidas, incluso nuestras vidas privadas, incluso aun nuestras vidas sexuales.

Ya lo saben. Jesús es un voyeurista y un pervertido. Mientras usted se baña, él lo mira con ojos lujuriosos. Cuando usted tiene sexo, él disfruta de la porno en tiempo real. Mas aún, como él tiene control sobre nuestras vidas sexuales, para todos los efectos es la Viagra que nos mantiene en condiciones. Así que ya sabe, si usted no funciona, no culpe a la disfunción erectil, culpe al que está allá arriba.

Éste es el colmo de los argumentos rídiculos, que solo tienen como fin el hacer sentir a las personas culpables por simplemente ser humanos. Nada nuevo viniendo de seguidores de una organización que lleva toda su existencia basando su poder en hacer sentir culpables a las personas por su comportamiento natural, pero ahora incluir a Jesús en la vida sexual, wow.

Pero que podemos esperar. Jesús según la Iglesia murió virgen, así que algo se tenía que inventar para sobrellevar los 2008 años sin hacer na’. No está fácil la cosa.