Que los resultados políticos no son un chiste. Las elecciones no son un juego de ver quien gana o quien pierde; las elecciones tienen resultados reales. Y en este caso, el resultado le ha costado el empleo a miles de personas.

Ojalá y de esta experiencia el pueblo comienze a ver la política con seriedad, y a tomar en serio los asuntos que son de importancia para el país. Ya estamos pasados de tiempo de dejar a un lado las cafrerias de las caravanas políticas, de la gente bebiendo ron y cerveza siguiendo como perros falderos a un político que va montado en su camión creyendose que tiene el mundo agarra’o por las bolas. Probablemente ese político que va monta’o alfrente tiene menos capacidad que un niño de sexto grado, y aún así lo siguen. Lo siguen borrachos y con desorden, porque en este país todo es una maldita celebración y un jolgorio. No es para menos que la desorganización, el desorden, la falta de cortesía y la corrupción sean la orden del dia.

Es tiempo de que se analize con la seriedad que se merece la elección de las personas que, a pesar del gobierno permanente que existe en esta colonia, son los que nos tienen que dar cara al tomar desiciones. Me pregunto yo, con que fuerza ahora el pueblo podrá exigirle respuestas a Fortuño, si el mismo pueblo lo eligió mayoritariamente, aún estando advertidos de qué tipo de gobierno él proponía. A nadie debe tomar por sorpresa lo que está sucediendo: sólo a esos que viviendo la fiesta y la sin razón dan su voto al primer pelagato que les meta los cuatro embustes que quieren escuchar, sin exigirle a los candidatos ni a los partidos algo mejor. Algo mejor que no tienen la capacidad de ver ya que estan cegados por su propio deseo de desconocer lo que está disponible a aquel que esta dispuesto a buscar.

Sólo la mayoría fue tomada por sorpresa, por supuesto.

Anuncios

Aquí pueden ver imágenes de las protestas iniciadas por el asesinato a manos de la Policía de un muchacho de 15 años. A diferencia de nosotros los puertorriqueños, estas personas (muchos de ellos Universitarios) se atreven a lanzarse a la calle cuando un incidente como éste es el catalizador para demostrar el hastío que sentían hacia el Gobierno por otras situaciones en su país.

En cambio nosotros nos quedamos inmóviles ante el desastre que hay en el Gobierno, en la falta de respeto que tienen las instituciones hacia nosotros los ciudadanos, el mal uso del dinero de las contribuciones, la burla diaria de los políticos, y un pais en donde unos pocos tienen el control total: los intocables, los cheches de la sociedad, los que no pueden perder un centavo de sus millones porque se cantan de pobretones y abusados. Esta es nuestra vida diaria mientras la mayoría se conforma con ver novelas extranjeras en televisión. Triste es el futuro que nos depara.

Mis respetos para estos ciudadanos Griegos.

El ídolo de la juventud Daddy Yankee es un perfecto ejemplo de lo que sucede con los desertores escolares y es una pequeña muestra de lo que sucederá en nuestro país si continúa la reproducción incontrolable de estos especímenes.

Aquí vemos cómo en el poster de su obra cinematográfica Talento de Barrio hay un error ortográfico que no tan solo demuestra su desconocimiento del español, sino que da luz sobre la poca profesionalidad y fijación en los detalles de este individuo. Mas aún, demuestra que la compañía encargada de imprimir estos posters tiene mucho menos profesionalismo que el héroe del barrio.

Hoy, éste individuo será el “moderador” de un “debate” de los candidatos a Gobernador. Y para desgracia de nosotros lo anuncian como un representante de la juventud. Yo no quiero que me represente un desertor escolar que ni siquiera tiene la capacidad de verificar que el poster de su película no tenga errores de escritura. Tampoco quiero que me represente una persona que se viste al estilo de los callejeros, influenciando a la juventud a éste estilo de vida de dinero fácil, mientras él vive su vida de millonario. Y mucho menos quiero que una persona así esté “a cargo” de un instrumento que podría servir para educar a las personas sobre la capacidad, o total falta de ésta, de los candidatos para gobernar.

Ya me imagino a Aníbal Acevedo Vilá diciendo que él es el verdadero “cangri”, y a Luis Fortuño diciendo que el es el de la “tolta” gracias a su esposa. Quién sabe, tal vez Daddy Yankee hasta trae varias “perras” y el debate culmina con un gran “perreo intenso” de los candidatos “dándole hasta abajo“.