La doble vara sexual.

mayo 8, 2010

Me parece muy curioso como en esta sociedad se condena y se discrimina abiertamente contra los homosexuales y contra las personas que tienen comportamientos sexuales “alternativos”, y se les ve como aberraciones de la naturaleza y pecadores dignos del asco… sin embargo no veo a nadie alarmarse ni alzar su voz de protesta cuando alguien decide ser, por ejemplo, sacerdote y por ende negar por completo su sexualidad, que es un comportamiento inherente a la naturaleza humana.

El mismo derecho que tiene una persona para negar su sexualidad lo deben tener los demás para escoger cómo mejor disfrutar la sexualidad según decidan, ¿no?

Y un pensamiento en especial para los que aducen a que la homosexualidad proscribe la posibilidad de la reproducción, ¿no se proscribe de igual manera la posibilidad de reproducción cuando una persona decide negarse por completo a su sexualidad?

Anuncios