Que los resultados políticos no son un chiste. Las elecciones no son un juego de ver quien gana o quien pierde; las elecciones tienen resultados reales. Y en este caso, el resultado le ha costado el empleo a miles de personas.

Ojalá y de esta experiencia el pueblo comienze a ver la política con seriedad, y a tomar en serio los asuntos que son de importancia para el país. Ya estamos pasados de tiempo de dejar a un lado las cafrerias de las caravanas políticas, de la gente bebiendo ron y cerveza siguiendo como perros falderos a un político que va montado en su camión creyendose que tiene el mundo agarra’o por las bolas. Probablemente ese político que va monta’o alfrente tiene menos capacidad que un niño de sexto grado, y aún así lo siguen. Lo siguen borrachos y con desorden, porque en este país todo es una maldita celebración y un jolgorio. No es para menos que la desorganización, el desorden, la falta de cortesía y la corrupción sean la orden del dia.

Es tiempo de que se analize con la seriedad que se merece la elección de las personas que, a pesar del gobierno permanente que existe en esta colonia, son los que nos tienen que dar cara al tomar desiciones. Me pregunto yo, con que fuerza ahora el pueblo podrá exigirle respuestas a Fortuño, si el mismo pueblo lo eligió mayoritariamente, aún estando advertidos de qué tipo de gobierno él proponía. A nadie debe tomar por sorpresa lo que está sucediendo: sólo a esos que viviendo la fiesta y la sin razón dan su voto al primer pelagato que les meta los cuatro embustes que quieren escuchar, sin exigirle a los candidatos ni a los partidos algo mejor. Algo mejor que no tienen la capacidad de ver ya que estan cegados por su propio deseo de desconocer lo que está disponible a aquel que esta dispuesto a buscar.

Sólo la mayoría fue tomada por sorpresa, por supuesto.

Anuncios

Nos volvemos nómadas.

mayo 5, 2008

Una de las herramientas que permitieron la evolución de las comunidades de una vida nómada a una vida de asentamientos lo fue la agricultura. En Puerto Rico, la agricultura está para todos los efectos olvidada. Esto quiere decir, nuestra sociedad ha de-evolucionado a los tiempos nomádicos.

Nos estamos convirtiendo en nómadas, pero ni siquiera buscamos lo necesario para sobrevivir en nuestro país. Estamos dependiendo de lo que venga de afuera, al precio que quiera el de afuera, y en las cantidades que quiera el de afuera. Estamos permitiendo que lo más básico para nuestra subsistencia sea proporcionado por personas de afuera, porque aquí creemos que podemos comer cemento, medicamentos y silicón. Y para colmo, lo que queda de Gobierno promulga la destrucción y el mal uso de los recursos que nos quedan.

Estamos a la merced de la producción y consumo de alimentos en otros países. Y mientras, tanto la mayoría se preocupa más por el cabrón de Don Omar o por la idiota de Maripily.

Y después nos quejamos de que los precios de los alimentos están altos. ¿Cómo no van a estar altos, si no tenemos ningún control sobre su producción? ¿Cómo nos vamos a quejar sobre cosas como ésta, de las cuales no tenemos ningún control sencillamente porque no nos da la gana de tomar el control de ellas?

NI SIQUIERA PODEMOS PRODUCIR SUFICIENTE MAIZ PARA SOSTENER UNA GRANJA DE POLLOS.

Pero queremos poducirlo para usarlo como fuente de energía.

Que se joda comer, vamos a guiar carros.