Aníbal Acevedo Vilá está siendo una víctima de lo que tanto le gusta a él y al Partido Popular Democrático: la colonia. Su servilismo colonialista no lo libró de ser otra víctima más del poder Federal en Puerto Rico. El que los Federales hayan arrestado a Aníbal en la misma fecha en que se conmemora la muerte de su padre, demuestra que hay un elemento de demostrar fuerza en este asunto, pero los Federales pueden hacerlo por una sencilla razón: porque pueden. Y pueden por el estatus que defiende el PPD y Aníbal, la colonia.

En otras palabras, el PPD y Anibal estan recogiendo los frutos que cosecharon.

Porque en la colonia no manda nadie más que no sea el colonizador, y en Puerto Rico no es la excepción.

Si luego de ésta situación Aníbal y el PPD siguen con sus posturas ambiguas, colonialistas y serviles sobre el estatus de Puerto Rico, se merecen todo lo que les está sucediendo.

Me tomo la libertad de re-postear algo escrito en ConBrevedad, sobre los acontecimientos de ayer. Me parece excelente, y que debería ser difundido extensamente por los que concordamos con lo dicho. Aquí un link directo al post original.

Que ganó el niño símbolo del republicanismo, asquerosamente colonialista y defensor de jorge matojo y sus desgraciados jueguitos de guerra. Que ganó el ex secretario de injusticia amapuchador y sastre jurídico. Que se coló el anciano del hacha y la batata que camina ñanito, que el primitivo será nominado, que el bociferante pacifista Tomás Chatzlatan estará, que el borrachito de Ponce está tambaleándose y que pepe daco sacó mas votos. Que importa, si gana las elecciones tampoco importa, no sale nada nuevo o bueno de todo eso. La guagua de los conservadores y entregados a los intereses de cualquier otro que no sea Nosotros se puede ir por el mismo barranco por donde se fue el tren y de vez que monten al bobernador de turno. No se olviden de incluir al artista de cine del partido nuevo y como no, Rubén vasta ya de ti y tus teorías de nobleza criolla … El pedrófugo pues que se puede decir, aunque todos lo sepamos la hipocresía de este País pudo más, a falta del mameluco que por lo menos que nos libre de su presencia.

Si alguna fuerza inexplicable o una confusión de espíritu me embarga y fuese a votar probablemente invalidaré el papel negándome a ofrecer mi endoso a alguien dentro de este menú tan imposible de digerir. Qué el que no vota no decide, ya escucho a compañeros diciéndome, decidir qué les tendré que responder, que colonialista se acuesta en una cama de la fortaleza, quien apoya los paseos caribe de la vida, quien le pide a la corte gringa que suba o baje el precio de la leche, quien gasta más o menos en empapelar algún baño de la legislatura. Tendrá que ser desde otros espacios, otras instancias donde habrá que decir y actuar que nada tienen que ver con la embriaguez de los banderines y las cancioncitas de cada 4 años, que no tienen que ver con el yo prometo y toda esa monserga que tan poco ha mejorado la calidad de este País en los pasados años. Quien tenga evidencia de lo contrario que me la enseñe.