Edición San Valentín

febrero 14, 2008

Tú ni siquiera
mereces un
epigrama.

– Ernesto Cardenal

Viniste a visitarme
en sueños

pero el vacío
que dejaste cuando
te fuiste

fue realidad.

– Ernesto Cardenal

Tomarse con los brazos el uno al otro,
dándose cada uno a los brazos del otro.
Qué diferente sentirte dentro de uno
que sentirse uno solo dentro de uno
es decir, vacío.

¿Será que es soledad tu abrazo
y tus besos sólo sed?

Me parece oírte que de mí no te sacias nunca.
Yo que fui antes buen catador de amarguras.

– Ernesto Cardenal

Nuestros poemas no se pueden
publicar todavía

Circulan de mano en mano
manuscritos

O copiados en mimeografo
pero un día

se olvidará el nombre
del dictador contra quien
fueron escritos,

Y seguirán siendo leídos.

– Ernesto Cardenal

Esta será mi venganza:
Que un dia llegue a tus manos el libro de un poeta
famoso
y leas estas líneas que el autor escribio para tí
y tú no lo sepas.

– Ernesto Cardenal

Si alguien toca un día a tu puerta,
Diciendo que es un emisario mío
No creas, ni aunque sea yo;
Que mi vanidoso orgullo no intentaría
Tocar siquiera la puerta irreal del cielo.
Pero si, naturalmente, y sin oír
A alguien tocar, la puerta fueras a abrir
Y encontraras alguien como a la espera
De tocar, medita un poco.
Ese era Mi emisario y yo y lo que intenta
Mi orgullo que desespera
¡Abre a quién no llama a tu puerta!

– Fernando Pessoa

Anuncios