Iglesia y Estado.

enero 27, 2008

La única forma de garantizar la separación Iglesia y Estado es mediante la creacion de un Estado ateo. Si el Estado está basado en la negación de la existencia de un Dios, se garantiza totalmente la separación del Estado y la Iglesia, ya que la Iglesia representa algo negado por el Estado, y por ende no tiene cabida en él.

Ante la falta de evidencia concreta que pueda demostrar de manera científica la existencia de un Dios, el Estado no tiene porque aceptar la idea de Dios, ya que estaría dando por cierto algo que es, en términos concretos, una mera especulación. Y un Estado no puede actuar sobre todos sus ciudadanos basado en una mera especulación. El Estado tiene que basarse en lo que se conoce a ciencia cierta que es real, ya que sus habitantes son igual de reales. El Estado no actúa sobre entes misteriosos y de dudosa existencia, actúa sobre humanos. Por lo tanto, no se puede gobernar a humanos bajo pretextos ajenos a la realidad física de ellos y del mundo que los rodea.

Si el Estado se va a basar en especulaciones, bien podría decir el Gobernante que está dirigido por las voces que le hablan cuando duerme; esa tarea debe ser reservada solamente para los líderes religiosos.

La libertad de culto es una parte más de la libertad de expresión, y como tal debe ser totalmente respetada por el Estado. El Estado no debe inminscuirse en el culto de los ciudadanos, pero igual el culto no debe inminscuirse en los asuntos del Estado. En un Estado basado en las verdades que son relevantes a la realidad fisica de los habitantes y del mundo que los rodea, la creencia de algún grupo de ciudadanos no puede usarse para regir la vida de todos los ciudadanos. En un Estado basado en verdades cientificamente corroboradas, no puede haber espacio para que meras especulaciones determinen las reglas que afecten a TODOS.

Cada cual debe ser libre de creer en lo que desee, pero solo aquellas verdades que son innegables deberían ser la base para las reglas que apliquen sobre todos los ciudadanos.

Todos los humanos necesitamos oxígeno para vivir, esto es una verdad cientifica y que gobierna nuestras vidas. El que no obedece ésta verdad, muere. Ésto es una verdad innegable. En cambio, nadie se ha muerto por no creer en Dios; Dios no es ni una verdad innegable ni una condición absoluta necesaria para la vida de los humanos.

Anuncios

Una respuesta to “Iglesia y Estado.”

  1. PinkMonday Says:

    Lo quiero ver en la columna de “Voces” de ENDI.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: