Lo que yo quiero.

noviembre 26, 2007

Un día me encontré con este poema, y de vez en cuando lo re-leo. El autor es H.J. Díaz.

Lo que yo quiero.

Que nadie me conozca y que nadie me quiera.
Que nadie se preocupe de mi triste destino.
Quiero ser incansable y eterno peregrino,
que camina sin rumbo porque nadie le espera.

Que no sepan de mi vida ni yo sepa la ajena.
Que ignore todo el mundo si soy triste o dichoso.
Quiero ser una gota de un mar tempestuoso
o en inmenso desierto un granito de arena.

Caminar mundo dentro, solo, con mis dolores.
Nómada, sin amigos, sin amor sin anhelos.
Que mi hogar sea el camino
y mi techo sea el cielo,
y mi lecho las hojas de algún ábol sin flores.

Cuando yá tenga polvo de todos los caminos.
Cuando yá este cansado de luchar con mi suerte.
Me lansaré en la noche sin luna de la muerte
de donde no regresan jamás los peregrinos.

Y morir una tarde cuando el sol triste alumbre.
Descendiendo un camino
o ascendiendo una cumbre.
Pero donde no haya quien me pueda enterrar.
Que mis restos, yá polvo
los disipen los vientos
para cuando ella sienta remordimiento,
no se encuentre mi tumba ni me pueda rezar.

El lado oscuro del corazón.

noviembre 3, 2007

“Quiero que me relates tu último optimismo, yo te ofrezco mi última confianza.”